Shiatsu: ¡Vea los beneficios de esta técnica!

Shiatsu

De origen asiático, el shiatsu es un tipo de masaje que permite equilibrar el cuerpo y hacer que la circulación de la energía se produzca de la forma correcta. De esta forma, el cuerpo comienza a funcionar mejor. ¿Pero sabes cómo se hace? Para aclarar tus dudas, averigua cómo funciona esta técnica.

Análisis de la situación

Lo primero que debe hacer el profesional es una valoración de toda la situación del paciente, como su estilo de vida, sus quejas y principales problemas. Con esto, se realiza el procedimiento con el fin de llegar a los lugares adecuados para una sensación de calma, tranquilidad y más energía.

Presión en puntos específicos

Para realizarse correctamente, este tipo de masaje incluye la presión de ciertos puntos del cuerpo donde existen obstáculos bloqueadores de energía. Así, si se presiona correctamente, lo que ocurre es una liberación armónica y una distribución de energía por todo el cuerpo. A diferencia de otros masajes, por tanto, esta técnica no incluye movimientos recíprocos, sino presión.

Los puntos donde se produce la presión se denominan "tsubos", encargados de formar los meridianos, los canales de energía del organismo. Los meridianos están conectados a órganos vitales y dentro de ellos circula energía vital. Con esto, al eliminar los obstáculos la energía comienza a circular libremente.

Uso de manos, codos y rodillas.

Aunque la palabra shiatsu significa literalmente “presión con los dedos”, el masaje también se puede realizar con las palmas, las muñecas, los codos y las rodillas.

El uso de diferentes partes del cuerpo se realiza para asegurar un estiramiento realizado correctamente, eliminando todos los obstáculos a la energía.

Uso de aceites esenciales

El terapeuta también puede usar aceites esenciales durante el procedimiento para lograr resultados aún mejores. Estos aceites ayudan al cuerpo a relajarse, además de facilitar la aplicación de la presión correcta por parte del profesional.

El medio ambiente es importante

Para que esta técnica funcione también es importante prestar atención al entorno y el masaje se suele realizar en una alfombra específica o en una silla específica. El paciente puede o no desvestirse y es necesario mantener el máximo silencio y relajación en el entorno.

Reeducación mental

Una de las principales características del shiatsu es que incluye no solo reeducación física, sino también reeducación mental. Esto se debe a que esta técnica se basa en Yin-Yang, una teoría que dice que hay una lucha constante entre dos fuerzas y energías opuestas. Alcanzando el equilibrio, por tanto, es posible prevenir y tratar enfermedades.

Los beneficios

Además de provocar una mejora en el dolor muscular, esta técnica también asegura mi energía, mejora la enfermedad renal, mejora los dolores de cabeza, mejora el funcionamiento del sistema digestivo, reduce la ansiedad, además de provocar una sensación de bienestar y relajación. Además, la persona también comienza a prevenir enfermedades, ya que con la energía en equilibrio el cuerpo trabaja mejor para combatir las enfermedades.

De esta forma, el shiatsu es una técnica milenaria que tiene como objetivo restaurar o mantener el equilibrio de la energía vital. Con eso, el cuerpo se vuelve más saludable y protegido. Así, esta técnica trabaja de acuerdo con la presión en puntos específicos, eliminando obstáculos a la energía y logrando un cuerpo más relajado y saludable.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *