pular-corda

Lo que era un juego de niños se ha convertido más en una herramienta para adelgazar, adelgazar y tonificar los músculos. Saltar la comba es un buen ejercicio para quienes no disponen de mucho tiempo para los ejercicios más habituales.

Beneficios

Aumenta la agilidad;

Mejora la coordinación ojo-mano;

Tonifica los músculos de la parte inferior y central del cuerpo;

Ayuda a mejorar la postura;

Quema un promedio de diez calorías por minuto;

Fortalece los músculos y los huesos;

Aumenta la aptitud física;

Expande la capacidad cardiorrespiratoria;

Mejora el equilibrio;

Combate el estrés;

Quema más calorías que caminar, andar en bicicleta o correr;

Mejora la apariencia de la celulitis;

Estimula la circulación y la eliminación del sudor.

Tipo de cuerda

Antes de empezar a practicar, es importante comprar la cuerda adecuada para practicar. Las cuerdas de vinilo, cuero o plástico son las más recomendadas, ya que las cuerdas de nailon pueden ser muy ligeras y dificultar la ejecución del ejercicio. Además, primero es necesario medir la cuerda pisando en el medio y sujetando los extremos: si llegan hasta tu cintura, significa que la cuerda es proporcional a tu altura.

Saltar correctamente

Puede practicar en cualquier lugar, pero primero asegúrese de que haya suficiente ventilación, que el techo no sea demasiado bajo para causar accidentes y que el piso no sea demasiado resbaladizo. Lo ideal es usar alfombra debajo de los pies, y llevar zapatillas con buenos amortiguadores por el gran impacto de este deporte. Estírate antes y después de saltar la cuerda, ya que esto evitará dolores y lesiones. Incluso si es un juego de niños, uno debe tomarse la práctica en serio.

Diferentes formas de practicar

Para potenciar los efectos, lo ideal es cambiar la intensidad y el ritmo del entrenamiento. Puede, por ejemplo, saltar durante medio minuto a un ritmo lento y otro medio minuto rápidamente. Necesita acostumbrarse al ejercicio, así que intente comenzar con diez minutos y aumentar las secuencias hasta llegar a los treinta minutos.
Puedes probar los siguientes saltos:

Básico: girar la cuerda hacia atrás hasta que pase debajo de tus pies, hace que este sea un salto básico.
Cruzado: aunque comienza de la misma manera, a la mitad del turno, cruzas los brazos y continúas saltando. Esto tonifica los brazos y las piernas.
Correr: este salto se realiza rápidamente, alternando las piernas, como en una carrera.

Intenta incluir otros ejercicios en la rutina, como sentadillas y flexiones, para que el entrenamiento no sea tedioso y consigas la máxima pérdida de peso y tonificación de los músculos, no solo de las piernas.

Crusader II: cuando estés en el aire, cruza las piernas y aterriza con ellas cruzadas. En el siguiente salto, descruza y aterriza con las piernas descruzadas. Haz varias repeticiones.

Contra indicaciones

Este tipo de ejercicio no debe ser practicado por personas con mucho sobrepeso, con riesgo de dañar sus articulaciones por el alto impacto que ofrece la actividad. Las personas con problemas de rodilla y tobillo también deben evitarlo, así como aquellas con lesiones en los pies, los talones o la columna.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *




Ingrese Captcha aquí: