Efecto concertina

efecto concertina

El efecto acordeón, que les ocurre principalmente a personas que siguen dietas poco saludables, es una consecuencia desagradable a la que se enfrentan varias personas. Este artículo te contará un poco más sobre él y cómo evitarlo.

 ¿Qué es?

Se caracteriza por la inestabilidad en el aumento y la pérdida de peso, lo que hace que quienes perdieron peso vuelvan a ganar peso. Además de generar angustia e insatisfacción en quienes luchan contra la balanza, la tendencia es que el metabolismo se ralentice cada vez más por la fluctuación del peso. Esto hace que perder peso sea cada vez más difícil.

Causas

Los investigadores tienen la teoría de que el cuerpo tiene una especie de memoria metabólica, lo que significa que volverá a la rutina anterior tan pronto como dejes de hacer dieta y recuperes el peso perdido. El ADN de algunas personas favorece el aumento de peso, además de factores hormonales.

Estrías y flacidez

Ambos extremadamente indeseados, pueden ser causados ​​por la gran fluctuación de peso. Las estrías pueden aparecer en los senos, las nalgas, los muslos, el abdomen, los brazos y la espalda, y son causadas por un gran estiramiento de la piel, por lo que son tan comunes durante el embarazo. El aumento de peso muy marcado (o incluso de masa muscular) provoca la rotura de las fibras que sostienen la piel generando marcas rojas. Las rayas rojas son recientes y pueden causar picazón ya que hay inflamación debajo de la piel. Con el tiempo, se produce una atrofia de los tejidos, por lo que se vuelven más claros.

La flacidez también está provocada por una rotura de fibras, pero en este caso de músculo, lo que hace que la piel se acumule en determinados puntos del cuerpo y presente un aspecto blando y flácido. Para combatirlo, se necesita ganar músculo; esto endurecerá las fibras musculares de la piel.

¿Como evitar?

Aunque parezca inevitable, es posible escapar al efecto acordeón. Se pueden aplicar algunas medidas simples que implican cambios en su rutina para obtener los mejores resultados.

  • Deseche las dietas muy estrictas y largas. Para perder y mantener el peso, lo ideal es que la pérdida sea lenta y gradual, esto favorecerá la “memoria metabólica”, haciendo que tu cuerpo se adapte a una nueva rutina y no retroceda en la pérdida de peso.
  • Consuma varias comidas pequeñas al día y en horarios estipulados, seguidas al pie de la letra. Esto evita que tenga hambre, acelera su metabolismo y evita que termine comiendo por obligación.
  • Fibras para lo que te quiero! Aumentan la saciedad, ayudan a controlar el peso y promueven una digestión saludable.
  • Mantén la hidratación al día. El consumo abundante de agua evita la retención de líquidos, que provoca hinchazón, además de eliminar toxinas a través del sudor y la orina.
  • No abandone completamente las golosinas. Comer también es un placer, por lo que las dietas muy restrictivas no funcionan. Por tanto, lo ideal es encontrar el equilibrio: disminuir las cantidades y elegir un día de la semana para poder presentarte sin culpas con un helado.
  • Muévete: el mayor error de las dietas para adelgazar es el recorte excesivo de calorías y la falta de deporte. Con una rutina de ejercicio frecuente y saludable, seguramente logrará y mantendrá sus ganancias.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *




Ingrese Captcha aquí: