Disminuya su hambre: ¡6 consejos infalibles!

 

Todos los que han probado una dieta, especialmente los restrictivos que tienen comidas pequeñas, ya conocen el dilema: acabas de tomar tu merienda y en cuestión de minutos ya tienes hambre. Si bien tu dieta fue estructurada por un nutricionista y más que adelgazar busca nutrir tu cuerpo, el hambre es una expresión imposible de controlar y difícil de soportar. Para ayudarlo a aumentar la sensación de saciedad durante el día, este artículo tiene algunos consejos.

Tener una "comida previa"

Esta no es una excusa para preparar la comida dos veces. Esta comida previa es algo ligero y nutritivo, que sirve para llenar parcialmente tu estómago para que puedas llenarte más rápido, comiendo menos en la comida original. Intente comer un plato de postre lleno de verduras o incluso una manzana pequeña. Haga esto antes de sus comidas principales.

Usa platos más pequeños

Todo el mundo ya sabe que usar platos más pequeños ayuda en la dieta, porque hace que comamos porciones más pequeñas. No es de extrañar que los restaurantes, especialmente los que tienen autoservicio, utilicen platos con un diámetro mucho mayor. Para hacer esto, no es necesario que empieces a usar un plato para bebés para alimentarte. Simplemente reduzca el plato de 12 cm de diámetro a uno de 10 cm.

Beber agua

Que el agua es fundamental para el buen funcionamiento del organismo ya es de sentido común, sin embargo beber agua también ayuda a reducir el hambre y a adelgazar, en consecuencia. Intente beber un vaso de agua helada media hora antes de comer. El líquido ayuda a estirar el estómago y da una mayor sensación de saciedad, y el agua fría actúa acelerando el metabolismo.

Proteína para el desayuno

Los estudios indican que cualquier persona que ingiera una buena fuente de proteínas en el desayuno consume alrededor de 500 calorías menos durante el día. Esto se debe a que la proteína evita que el organismo produzca grelina, responsable del hambre, además de estimular la producción de sustancias responsables de la saciedad. Para eso, no es necesario tragarse un bife a la parrilla: simplemente comience con un huevo cocido.

Masticar con cuidado

El cerebro tarda unos veinte minutos en recibir mensajes de que el cuerpo está lleno. Una forma de estimular esta comunicación y asegurarse de que deje de sentir ese malestar en el estómago después de comer es masticar la misma porción varias veces. Además de facilitar la digestión y disminuir la probabilidad de que se forme esa barriga debido a los gases o la hinchazón, la masticación le comunica directamente al cerebro que el organismo acaba de ingerir.

Come más fibra

Presente en cereales integrales, frutas, verduras y otras verduras, la fibra es una parte importante de nuestra dieta. Nuestro organismo es incapaz de degradar la celulosa, por lo que no absorbe por completo este tipo de alimentos, aunque sí es capaz de absorber sus nutrientes. Al estar prácticamente intactas, la celulosa y otras fibras vegetales cumplen un papel muy importante en el movimiento del bolo a través del sistema gastrointestinal, limpiando y estimulando los movimientos peristálticos. En el estómago absorben el agua y evitan su vaciado muy rápido, contribuyendo a la saciedad.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *




Ingrese Captcha aquí: