Dieta del tipo de sangre

dieta-do-tipo-sanguineo

Año tras año, se publican nuevos libros que prometen una pérdida de peso casi milagrosa. En el caso específico de la dieta del tipo de sangre, que proviene del libro de Peter D'Adamo “Eat Right for Your Type”, se vendieron más de siete millones de copias. Los argumentos de D'Adamo son contundentes: cada grupo sanguíneo reaccionaría mejor a determinados alimentos, y con una dieta específica para cada uno de ellos sería posible perder hasta seis kilos en un mes. ¿Quiere saber más? Sigue leyendo.

Como se hace

La dieta por tipo de sangre ofrece una lista de alimentos beneficiosos, capaces de potenciar la pérdida de peso, neutrales, que no son buenos ni malos, y dañinos, que no deben ingerirse, para cada tipo de sangre. No se consideran calorías, pero conviene consumirlas de forma moderada y cada tres horas. Las listas son bastante extensas, por lo que en este artículo solo se citan algunas.

Tipo O

Beneficioso - Son los alimentos que deben ser privilegiados en la dieta: carne de res, ternera, bacalao, cebolla, frijoles negros, trigo germinado, semillas de linaza y calabaza, plátano, higo, ciruela, cereza, mango.

Neutral - Su consumo debe ser moderado: pollo, huevos, quinua, salmón, sardinas, calabacín, apio, vino tinto, manzana, aguacate.

Dañino - Deben evitarse: cerdo, lácteos, avena, harina de trigo, naranja, mora, maní, puerro, coliflor, pepino, café, refrescos, vino blanco, aceite de maíz.

Tipo A

Beneficioso - Sin carne, huevos ni lácteos; ciruela, cereza, higo, limón, avena, centeno, bacalao, salmón, sardinas, calabaza, apio, perejil, espinaca, lechuga, ajo, salsa de soja, aceite de oliva, té verde, jengibre.

Neutral - Pollo, atún, caqui, fresa, manzana, melocotón, guayaba, arroz, palomitas de maíz, calabacín, berros, remolacha, mostaza, romero, orégano, menta.

Dañino - Productos lácteos, cerdo, plátano, coco, naranja, repollo, tomate, berenjena, té negro, gaseosas, gelatina, cerveza, licor.

Tipo B

Beneficioso - Carne de cordero, bacalao, piña, sandía, uva, salvado de avena, brócoli, berenjena, ñame, derivados lácteos (leche, yogur, queso), rábano picante, aceite de oliva.

Neutral - Ternera, cereza, limón, kiwi, arroz, granola, espinaca, calabaza, lechuga, judías verdes, miel, café, crema agria.

Dañino - Camarones, pulpo, pollo y cerdo, aguacate, caqui, granada, pistacho, harina de trigo, nata, queso, huevos, aceitunas, tomates, maíz, frijoles negros, pimienta negra.

Tipo AB

Beneficioso - Carne de cordero, atún, sandía, ciruela, limón, piña, kiwi, arroz, avena, centeno, ajo, jengibre, vino tinto, té verde, brócoli, huevos, leche de cabra, quesos magros.

Neutral - Hígado, anchoas, calamar, pera, manzana, melocotón, guayaba, cuscús, granola, cerveza, calabacín, pepino, judías verdes, tomates, quesos grasos, leche desnatada.

Dañino - Camarones, ternera, pollo o cerdo; aguacate, plátano, hojuelas de maíz, pimientos, aceitunas negras, café.

Dieta anulada

Un estudio de la Universidad de Toronto, que analizó a casi 1.500 personas, concluyó que no hay evidencia de que el tipo de sangre influya en la forma en que se deben comer los alimentos. La única ventaja que se observó en los voluntarios fue que aquellos que adoptaron dietas más saludables que antes habían mejorado sus vidas. Esto demuestra, una vez más, que el milagro de la pérdida de peso aún no existe y que solo se logra con una correcta nutrición y actividad física.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *