Dieta mediterránea

Dieta mediterránea

 

Los estudiosos dicen: se ha descubierto el alimento responsable de la disminución del 30% en la aparición de enfermedades cardiovasculares. Adoptado por países bañados por el mar Mediterráneo - Portugal, Italia, España, Grecia -, este tipo de comida apunta a una vida sana sin perder el sabor de la comida. Muchos garantizan que además de mejorar la salud, la dieta mediterránea también puede ayudar a todo aquel que quiera adelgazar. ¿Quiere estar más saludable y evitar el riesgo de un infarto? ¿Qué tal cambiar tu comida hoy? Lea más y descubra cómo.

Comer más pescado

Los brasileños son conocidos por su gran consumo de carnes rojas, que contienen grandes cantidades de grasa y colesterol. El pescado, especialmente el pescado de aguas profundas, contiene Omega 3, un ácido graso considerado esencial para una buena salud. Lo ideal es comer hasta cuatro porciones semanales de atún, salmón, tilapia o sardinas, evitando que se fríen.

Deja de comer alimentos procesados

Este alimento busca, ante todo, alimentos frescos y no industrializados. Esto no solo elimina varias toxinas presentes en los alimentos listos para comer, sino que también disminuye la cantidad de sal y azúcar, villanos cuando se usan en exceso. Lo ideal es utilizar hierbas para condimentar los alimentos y miel o azúcar morena para endulzarlos.

Invierte en un buen aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra juega un papel fundamental en esta cocina. Rico en antioxidantes, protector cardíaco y bueno para condimentar alimentos, dos cucharadas al día garantizan un cuerpo sano y en forma. Las investigaciones afirman que el consumo regular de aceite de oliva ayuda a reducir la grasa alrededor de la cintura, exactamente uno de los factores que sugiere un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Vigilar las frutas y verduras

Nacido en Brasil, tiene la suerte de tener un país tan rico en frutas y verduras diferentes. Tomadas en su estado natural o preparadas al vapor, las verduras tienen más sabor y conservan mejor los nutrientes, aunque una sopa reforzada siempre tiene su lugar en la mesa. Ensaladas con una amplia variedad y condimentadas con limón y hierbas garantizan un verdadero plato gourmet. Las frutas son ricas en fibra y excelentes para reemplazar los dulces en el postre.

Hongo: amigo del corazón

Tomadas como un ingrediente exótico en la cocina, algunas variedades de hongos incluso ofrecen la misma cantidad de proteínas que la carne roja, pero sin la grasa que las acompaña. El shitake, bastante famoso en la cocina japonesa, es rico en un tipo de carbohidrato que ayuda a reducir el colesterol malo y controlar los niveles de glucosa en sangre. Solo tenga cuidado con las especias: las salsas preparadas, como el shoyo, son ricas en sodio.

Mezcla de frutos oleaginosos

Ya conocidos por los culturistas por su propiedad para asegurar la saciedad, una ración diaria de castañas o nueces también brilla como parte de la dieta mediterránea. Esto se debe a que además de ser ricos en antioxidantes, también garantizan una buena salud cardíaca y arterial. Perfecto para un refrigerio, solo debes comer una ración al día.

Apueste por los cereales integrales

Parte intrínseca de la dieta mediterránea, los cereales integrales son excelentes para la digestión y la salud cardiovascular, ya que reducen el colesterol e incluso regulan la cantidad de azúcar en sangre. La avena y la linaza son buenos ejemplos.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *