Dieta del agua: ¿Vale la pena hacerla? ¿Realmente funciona?

dieta de agua

 

Si bien hay dietas locas y complejas que necesitan un estudio real para saber cómo se deben seguir, la dieta del agua va contra la corriente: simple y con una sola recomendación - beber agua en momentos específicos - puede ayudarte a perder peso y lograr un cuerpo más sano. ¿Pero vale la pena seguirlo? Compruebe la respuesta a continuación.

¿Cómo funciona la dieta del agua?

La dieta del agua tiene diferentes versiones en todo el mundo y todas son igualmente simples.

Una de estas versiones incluye el hábito de beber un vaso de agua tibia todos los días en ayunas y beber dos litros de agua a lo largo del día. Otra versión incluye la posibilidad de beber dos vasos de agua antes de cada comida y también a lo largo del día.

¿Vale la pena hacerlo?

La pregunta que mucha gente tiene, sin embargo, es si realmente vale la pena hacer esta dieta en busca de un cuerpo más delgado y una figura más delgada. En general, se puede decir que vale la pena hacer esta dieta porque:

Mejora la hidratación corporal.

Independientemente de los resultados de la pérdida de peso, la dieta del agua tiene el beneficio de mejorar la hidratación del cuerpo en general. Como el cuerpo necesita al menos dos litros de agua para funcionar correctamente, al realizar esta dieta te asegurarás de que siempre se cubra esta necesidad.

Además de mejorar la circulación, evitar la retención de líquidos y favorecer la eliminación de toxinas, esto también ayudará en el aspecto de la piel, que es más saludable.

Es simple de seguir

Otro factor que hace que valga la pena seguir esta dieta es el hecho de que es muy sencilla de seguir. No necesitas combinar comida, sumar puntos o mirar el día de la semana para saber cuál es tu menú.

Todo lo que tiene que hacer es asegurarse de que su ingesta de agua esté de acuerdo con las pautas, como antes de las comidas, por ejemplo, para comenzar a disfrutar de los beneficios.

Esto incluso permite que se asocie fácilmente con otra dieta en la que esté, lo que garantiza resultados aún mejores.

Reduce el apetito

Al beber agua tibia o al despertar o dos vasos justo antes de comer el resultado es que se reducirá el apetito. Eso es porque el agua enviará a tu cerebro una sensación de satisfacción casi completa. Con esta señal siendo percibida por el cuerpo, tendrá menos apetito.

Esto conduce a una reducción en la ingesta de calorías que, si se combina con un ejercicio saludable, conducirá a la pérdida de peso y la pérdida de medidas.

El agua no tiene calorías

Una razón más por la que vale la pena la dieta del agua: no tiene calorías. Con esto, podrás ingerir la cantidad que quieras, dentro de un nivel saludable, con el fin de lograr más sensación de saciedad.

A diferencia de otras dietas que incluyen el consumo de alimentos calóricos para adelgazar, esta opción te permite comerla sin miedo.

La dieta del agua es una dieta sencilla a seguir y que además de la pérdida de peso por disminución del apetito también hace que el organismo esté más sano. Por eso es una dieta que vale la pena seguir para ver los resultados reflejados en tu nuevo cuerpo.

¿Y tu? ¿Has estado en la dieta del agua? ¡Cuéntanos en los comentarios cómo te fue y si realmente perdiste peso!

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *




Ingrese Captcha aquí: