Dieta de carbohidratos

Creada por el cardiólogo Dr. Atkins, la dieta de carbohidratos se considera peligrosa porque reduce por completo el consumo de este nutriente, esencial para la producción de energía del cuerpo. Por ello, se actualizó recientemente y se sustituye el corte de carbohidratos por su menor consumo, en la forma menos procesada o cocida. Esto significa que se pueden consumir los alimentos favoritos, siempre y cuando en dosis moderadas, y no haya compulsión por la comida ya que no pasará hambre ni dejará de consumir sustancias necesarias para el organismo.

Los principales alimentos que contienen carbohidratos son el arroz, el pan y, por supuesto, los cereales. Juntos, forman el pilar principal de nuestra dieta, proporcionando la energía que nuestro cuerpo puede gastar en las actividades del día a día. Alimentos como dulces, pan francés, palomitas de maíz, miel, azúcar refinada, galletas rellenas, arroz blanco y frutos secos contienen el carbohidratos simples. Son absorbidos rápidamente por nuestro cuerpo y van directamente al torrente sanguíneo después de ser ingeridos, provocando los llamados picos de glucosa. La leche, las lentejas, los garbanzos, las manzanas, las peras, el yogur y los plátanos contienen hidratos de carbono complejos, que consigue aumentar la sensación de saciedad, porque tarda más en tener su digestión completa.

El segundo tipo de carbohidrato es el más recomendado para diabéticos y en dieta, precisamente por estas propiedades. No ingerir carbohidratos puede comprometer la salud, ya que hace que el cuerpo queme las reservas de grasa, generando a la larga cuerpos cetónicos que provocan la acidificación de la sangre y el mal aliento típico de las personas que acaban de despertar. Además, la nutrición de las células cerebrales también se ve comprometida, lo que puede provocar lesiones y secuelas.

Idealmente, las comidas deben consistir en un 50% de carbohidratos, incluso si estás a dieta, precisamente por su función energética. Las personas que no comen carbohidratos debido a dietas restrictivas tienen náuseas, náuseas, debilidad, desánimo e incluso desmayos; esto es cuando la afección no progresa a algo más grave.

Para que la dieta se lleve a cabo, existen dos listas de alimentos. Uno de ellos contiene una buena fuente de carbohidratos y el otro de carbohidratos a evitar. Consumiendo más alimentos de la primera lista y limitando los de la segunda, es posible tener una pérdida de peso saludable y duradera.

Buenas fuentes de carbohidratos:

  • Vegetales;
  • Frutas
  • Avena y copos de avena;
  • Arroz integral;
  • Chía;
  • Lentejas
  • Panes integrales;
  • Granos integrales en general;
  • Papas.

Carbohidratos para evitar o limitar:

  • Galletas dulces y / o rellenas;
  • Arroz blanco;
  • Pan blanco;
  • Avena instantánea;
  • Zumos de frutas (artificiales);
  • Pasteles, tartas o rosquillas;
  • Dulces y golosinas en general;
  • Comida rápida;
  • Platos congelados y / o industrializados.

Cuando se alcanza el equilibrio de este tipo de alimentos, consumiendo carbohidratos más complejos, se debe poner énfasis en ellos por las mañanas, ya que nuestro cuerpo está sin energía, y por la noche, antes de irnos a dormir, ya que pasaremos al menos 8 horas. en rápido. ¡Esto, junto con el ejercicio regular, seguramente hará que bajen los kilos!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *