Depresión

depresión

La depresión, que actualmente afecta a casi 500 millones de personas en todo el mundo y hasta al 10% de la población brasileña, es una enfermedad silenciosa que a menudo no se reconoce como una enfermedad grave e incapacitante. Difícil de diagnosticar por la falta de búsqueda de ayuda médica, la depresión reduce los años de vida en casi una década y trae mucho sufrimiento a quienes la padecen. Para obtener más información sobre el tema, siga leyendo.

¿Qué es

La depresión es una enfermedad caracterizada por un trastorno afectivo y ha sido estudiada durante cientos de años por los seres humanos. Este trastorno mental provoca cambios químicos en el cerebro del paciente, especialmente en relación con los neurotransmisores vinculados a las sensaciones de placer y bienestar. Debido al inmenso estigma que existe sobre las enfermedades que afectan a la mente en nuestra sociedad, la depresión suele verse como “frescura”, pereza o incluso para llamar la atención. Los estereotipos sobre la enfermedad a menudo crean una idea errónea sobre el problema, lo que puede retrasar el diagnóstico y el tratamiento y puede tener consecuencias fatales.

Causas

Los académicos aún no están seguros de qué causa específicamente la depresión, pero se cree que ocurre debido a factores biológicos, psicológicos, sociales y culturales. También existe una relación con la herencia, ya que los padres con depresión u otros trastornos mentales tienen más probabilidades de tener hijos que manifiestan la enfermedad, generando una predisposición genética.

Los síntomas

Los síntomas de la depresión son muchos y pueden aparecer o no en diferentes personas. El criterio para su diagnóstico es a menudo en qué medida la enfermedad crea obstáculos para una vida normal. Sin embargo, hay muchos depresores que enmascaran o ignoran sus síntomas y siguen siendo productivos incluso cuando están enfermos. Algunos síntomas comunes son:

  • Cansancio crónico
  • Falta de interés en actividades que le dieron placer.
  • Fluctuación de peso en poco tiempo
  • Disminución del placer sexual y la libido.
  • Trastornos del sueño (insomnio o dormir demasiado)
  • Fluctuaciones en el apetito (pérdida o aumento del apetito)
  • Sentimientos de miedo, angustia, desesperación.
  • Irritabilidad
  • Pesimismo constante
  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas físicos no justificados por otros problemas (dolor muscular, malestar gastrointestinal, sensación del cuerpo / extremidades pesadas)

Tratamiento

El tratamiento para la depresión tiene varios frentes, no solo porque usados ​​juntos tienen más efecto, sino porque algunos pueden no traer ninguna mejora. Este es el caso de los medicamentos antidepresivos, recetados por un psiquiatra: muy pocas personas mejoran con solo medicamentos y algunas simplemente no ven ningún efecto. Otra forma de tratamiento es hacer terapia con un psiquiatra o psicólogo, especialmente la Terapia Cognitivo-Conductual, que ayuda a reconocer y modificar cuando la mente está atravesando caminos negativos que interfieren con el resto del organismo. Por último, hábitos que funcionan bien física y mentalmente: una dieta adecuada y ejercicio regular ayudan a prevenir y combatir la aparición de la depresión.

Prevención

La depresión es una enfermedad que no se puede prevenir, ya que es una manifestación que proviene del propio cuerpo. Lo que puede hacer es cuidar siempre su salud mental, buscando ayuda si esta empeora.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *




Ingrese Captcha aquí: