Cuidado de los pies

Los pies son la base de apoyo de nuestro cuerpo e incluso así se olvidan cuando se trata de cuidados corporales. Sin embargo, merecen una atención especial, porque cuando no hay un cuidado adecuado para los pies pueden tener grietas, volverse ásperas y aun así tener mal olor. Así que esté atento a algunos consejos sobre cómo cuidar sus pies.

¿Por qué es importante cuidar tus pies?

Los pies “trabajan” todo el día y, por tanto, merecen un cuidado y descanso especiales. Tener un pie terso es el deseo de casi todo el mundo y para eso es necesario que los pies se hidraten con frecuencia, además de exfoliaciones dos veces por semana.

La planta del pie obtiene más callosidades y células muertas con mayor facilidad, porque la piel de los pies es más gruesa y resistente que otras áreas del cuerpo. Para eliminar el exceso de callosidades, se recomienda exfoliar la zona de la planta y el talón y luego hidratarla bien. La hidratación debe ser posterior a la exfoliación, porque en ese momento es más probable que la piel absorba los componentes de la crema hidratante con mayor facilidad.

Consejos para el cuidado de los pies

Conoce algunos trucos para tener pies suaves, sin callos ni grietas.

Pies suaves y descansados:

Suaviza la piel de tus pies remojándolos durante diez minutos en agua tibia con vinagre. Utilice medio vaso de vinagre por cada litro de agua. Después de diez minutos de remojo, masajee sus pies con aceite de almendras o humectante.

Uñas bien recortadas:

Córtate las uñas como máximo cada 15 días, si no quieres cortártelas puedes simplemente recortarlas con papel de lija, pero lo importante es que no las hagas grandes, ya que acumulan suciedad y bacterias. Recuerde no cortarse las uñas demasiado cortas, ya que esto puede causar uñas encarnadas.

Lávate los pies:

Los pies deben lavarse bien durante el baño, no basta con dejar correr el agua sobre ellos. Es necesario pasar la esponja entre los dedos para limpiarlos. Después del baño es muy importante secarlas bien para evitar malos olores y micosis.

Evite los callos con exfoliación:

Los zapatos ajustados, muy cerrados y los tacones altos son los principales factores para la aparición de callos. Para evitar o reducir los callos, use exfoliantes dos veces por semana y cremas humectantes con regularidad. Trate de usar un zapato cómodo siempre que pueda.

Pies escaldados:

Para tener unos pies bonitos y relajados, puedes escaldarte los pies con agua tibia, sales aromatizadas y aceites hidratantes. El agua tibia alivia la tensión en los pies y reduce los callos, además de hacer que los pies sean más refrescantes.

Detén las grietas en tus pies

Las grietas en los pies pueden ocurrir en quienes caminan muy descalzos o con zapatos abiertos. Los pies agrietados son más propensos a las bacterias, por lo que es necesario tratarlos adecuadamente. No basta con lijar los pies, porque lijar demasiado deja los pies con la piel fina. Lo ideal es lijar un poco, pero hidratar mucho. Vea una receta casera para tratar las grietas.

Ingredientes:

  • Un frasco limpio con tapa.
  • Aceite de almendras, 50 ml.
  • Glicerina líquida, 100 ml.
  • Pasta de dientes blanca simple, un tubo de 90 g

Mezclar todos los ingredientes, puede estar en una licuadora, hasta obtener una crema. Limpia tus pies y sécalos, aplica la crema y masajea con movimientos circulares. Luego coloque un papel de aluminio en los pies y déjelo por 30 minutos. Lávala bien. Repita el procedimiento dos veces por semana.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *




Ingrese Captcha aquí: