Cortisol: ¿Qué es? ¿Cómo actúa? ¿Puedes controlarlo?

El cortisol es un término cada vez más popular entre las personas. Es una hormona que se produce a través de las glándulas suprarrenales, que se encuentran justo encima de la de los riñones. Sus principales funciones son ayudar al organismo a controlar el estrés, contribuir al sistema inmunológico, reducir la inflamación y también ayudar a controlar los niveles de azúcar en sangre, para que se mantengan dentro de los niveles recomendados.

Los niveles de cortisol presentes en el organismo pueden variar según el día, ya que están íntimamente ligados a otros factores, como la producción de serotonina (responsable de la sensación de bienestar) y también a las actividades diarias.

En términos generales, los investigadores han llegado a la conclusión de que los niveles de cortisol en sangre son más altos por la mañana. Al despertar, una persona tiene entre 5 y 23 mcg / dL de cortisol en la sangre. A medida que pasan los días, este nivel comienza a descender y puede llegar a alcanzar entre 3 y 16 mcg / dL. En las personas que trabajan de noche, estos valores tienden a invertirse.

En las personas que tienen niveles elevados de cortisol en sangre, los efectos pueden ser lo más variados posible, siendo los principales la pérdida de masa muscular, la disminución de la testosterona e incluso el aumento de peso. En los casos en los que las personas tienen un nivel bajo de cortisol, los síntomas que se presentan pueden ser cansancio, debilidad e incluso depresión. Cada organismo puede reaccionar de manera diferente.

¿Cómo actúa el cortisol?

Se puede decir que el cortisol actúa como una especie de antagonista de la insulina, ya que es producido por el propio organismo. Su proceso de actuación no es tan sencillo.

El cortisol actúa como otros asteroides, atraviesa las membranas celulares y ayuda al organismo en situaciones consideradas extremas: como en el caso del entrenamiento ayudando en la producción de la energía extra necesaria, o cuando la persona se lastima, acaba ayudando en el control de dolor.

Otra acción del cortisol se refiere a la inmunidad del individuo, ya que ayuda a controlar los niveles de estrés, considerado uno de los principales males del mundo moderno. Cuando el cortisol no puede controlar los niveles de estrés, puede causar otros problemas más graves como la depresión. Las principales funciones del cortisol son:

  • Aumento de la inmunidad en el cuerpo.
  • Evita la producción de sustancias responsables de la inflamación.
  • Regula el uso y también la producción de glucosa por parte del organismo.
  • Controla la presión arterial y los niveles de estrés.

 

Cómo controlar el cortisol

Hay varias acciones que las personas pueden realizar a diario para ayudar a controlar los niveles de cortisol en el cuerpo, siendo las principales:

  • Respiración profunda: Puede parecer sencillo, pero este es un paso que puede ayudar mucho en el control del cortisol en el organismo, manteniendo los niveles dentro de los recomendados.
  • Meditación: esta es también una técnica natural que ayuda a relajar el cuerpo. Recuerda siempre que la producción de cortisol se acelera en momentos extremos, por lo que cuanto más relajado esté tu cuerpo, menor será esta producción, y en ese momento la meditación es una buena herramienta.
  • Haga ejercicio con regularidad: Mantener su cuerpo en movimiento y saludable ayuda mucho al bienestar, proporcionando una vida mucho más completa. La actividad física asegura que los niveles de cortisol estén equilibrados.
  • Beba menos cafeína: algunas personas se exceden con la cafeína para que el cuerpo esté más alerta y despierto, esto puede hacer que aumente el nivel de cortisol.
  • Que tengas una buena noche de sueño: Al dormir, el cuerpo acaba "recargando sus energías". Durante el sueño, varios componentes de nuestro organismo actúan para garantizar la salud de las personas. Es fundamental tener un sueño reparador y dormir lo máximo posible para que su cuerpo descanse.

¿El cortisol engorda?

Según algunos estudios publicados recientemente, existe un vínculo entre el aumento de peso y el cortisol. En la práctica, al estar ligado al estrés, algunos factores son provocados en el organismo, lo que provoca un aumento de grasa. Cuando los niveles de cortisol en sangre son altos, muchas personas tienden a desear alimentos grasos o con alto contenido de azúcar, y es esta actitud la que conduce al aumento de peso.

Lo importante es mantener una vida equilibrada con una dieta equilibrada, actividad física con el menor estrés posible para que los niveles de cortisol estén controlados.

¿Te ayudó este artículo? ¡Cuéntanos aquí en los comentarios!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *




Ingrese Captcha aquí: