Cirugía plástica especial: cirugía de orejas

cirugía de orejas

La oreja protuberante es un problema que afecta a gran parte de la población y es la causa de muchos problemas de autoestima principalmente en los niños que se sienten diferentes y suelen ser el objetivo de intimidación. La cirugía de orejas, que se llama otoplastia, puede corregir este problema al brindar una vida normal a quienes se sienten inseguros con este problema. Aprenda cómo se realiza la otoplastia y comprenda más sobre esta cirugía.

¿Qué es la otoplastia?

La otoplastia es una cirugía plástica estética de las orejas que tiene como objetivo corregir problemas de formación en esa parte específica del cuerpo. Esta cirugía es muy utilizada para corregir orejas protuberantes, pero se puede realizar para quienes quieran modificar la apariencia de las orejas o incluso recuperar la región en casos de accidentes.

¿Cuándo está indicada la otoplastia?

La otoplastia debe ser indicada por un cirujano plástico especializado cuando hay un caso de orejas protuberantes, donde las orejas se alejan de la cabeza y parecen más grandes de lo normal, pero está indicada para todos los casos en los que el paciente presenta malformaciones en las orejas. . La otoplastia también se puede utilizar como cirugía reparadora en casos de secuelas de accidentes.

La cirugía de orejas debe realizarse a partir de los 6 años, que es cuando el niño ya ha experimentado el desarrollo completo del crecimiento en la región, por lo que la otoplastia no afectará el proceso.

¿Cómo se realiza la cirugía en los oídos?

La otoplastia debe ser realizada por un cirujano plástico registrado en el Consejo Regional de Medicina y especializado en este tipo de procedimientos. El médico normalmente sedará al paciente con anestesia local.

Se realiza una incisión en la parte posterior de la oreja basada en el pliegue natural de la piel y luego el cirujano retirará el exceso de piel presente en la región, realizando la ligadura del cartílago, para que la oreja sea más flexible. En los casos en que el paciente tiene una oreja más grande de lo normal, el cirujano puede extraer parte del cartílago para reducirlo.

Una vez realizada la corrección, el profesional le dará unos puntos para que se mantenga la nueva forma de la oreja y se cierre la incisión con puntos internos, que desaparecen de forma natural, sin necesidad de ser retirados. El procedimiento suele durar 1 hora.

Postoperatorio

Después de la cirugía, el cirujano aplicará un ungüento curativo en el área y la cubrirá con una gasa. El apósito debe permanecer colocado hasta 48 horas y solo el profesional puede retirarlo en la visita de regreso.

El postoperatorio de la cirugía en los oídos suele ser tranquilo e indoloro, con solo una sensación de picazón en la región. Se indica que el paciente no pica ni puede lesionar la región que se sensibilizará.

Para los casos de corrección de orejas protuberantes, el paciente deberá utilizar una banda de tejido compresivo durante 1 mes, las 24 horas del día, que se podrá retirar a la hora del baño. Es común que aparezca hinchazón y enrojecimiento en el área, pero a medida que se completa el proceso de curación, desaparecerá. El paciente podrá volver a sus actividades habituales en un plazo de 2 a 3 días y la cicatriz será imperceptible.

La otoplastia puede restaurar la autoestima y corregir los problemas de formación de las orejas. Sabiendo cómo se realiza la cirugía en las orejas, podrás someterte al procedimiento con menos dudas.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *




Ingrese Captcha aquí: