Cirugía plástica especial: Abdominoplastia

Una dieta equilibrada y una rutina de ejercicio físico regular no siempre son suficientes para eliminar los temidos michelines o para lograr el tan esperado look de six pack. En estos casos, la abdominoplastia es una opción para quienes desean un vientre plano y aún no lo han logrado por otros métodos. Entonces, aprenda todo sobre la abdominoplastia.

¿Qué es la abdominoplastia?

La abdominoplastia es una cirugía que se realiza en el abdomen que promueve la eliminación de piel y grasa localizada, permitiendo la apariencia de un vientre plano y más tonificado.

Además, la abdominoplastia ayuda a reducir las estrías, ya que se quita parte de la piel y se reposiciona el resto.

La abdominoplastia no es para adelgazar

A diferencia de lo que muchas personas pueden considerar, la abdominoplastia no sirve para adelgazar ni para adelgazar. La indicación de la abdominoplastia es para personas que están en su peso ideal o lo más cerca posible y simplemente desean eliminar el exceso de piel y grasa en la zona del vientre.

El estilo de vida saludable debería ser la primera opción

A pesar de esto, incluso para aquellos que ya están cerca de su peso ideal, la abdominoplastia no debería ser la primera opción para deshacerse de la piel y la grasa no deseadas. Antes de considerar la cirugía, es importante realizar una reeducación dietética combinada con la práctica de ejercicios físicos.

A menudo, con una dieta hipocalórica y un entrenamiento funcional para definir el abdomen, es posible lograr una barriga cicatrizada sin tener que recurrir a la abdominoplastia. Sin embargo, si esto no es posible o no es efectivo, la abdominoplastia se convierte en una opción.

Elegir al cirujano

No es infrecuente que las cirugías estéticas terminen con un resultado menor al esperado, por lo que es importante que le des especial importancia a la elección de tu cirujano, quien debe estar registrado en el Consejo Regional de Medicina, además de tener experiencia. con abdominoplastia.

Para ello consulte al menos a dos o tres profesionales, además de pedir referencias a amigos y conocidos que ya se hayan sometido al procedimiento, pues esto le dará más confianza sobre un resultado satisfactorio.

El lugar donde se realizará la abdominoplastia

Además, es necesario prestar atención al lugar donde se realizará la abdominoplastia, ya que si bien la indicación se hace muchas veces de forma ambulatoria, es importante que el lugar esté equipado con todos los elementos de seguridad, como reanimación, para en caso hay alguna complicación.

Sin embargo, si es posible, prefiera que la cirugía se realice en un hospital con, para que tenga la garantía de que todo saldrá según lo planeado.

Cómo se realiza la abdominoplastia

Dependiendo de la complejidad del procedimiento, la anestesia de la abdominoplastia puede ser epidural o general. A partir de ahí, se realizan dos incisiones principales: una incisión horizontal en la línea de la región pélvica y una incisión vertical hasta cerca de la altura del ombligo.

En ese momento, los músculos pasan por una sutura para ganar un aspecto más fuerte y la piel por encima del ombligo se tira hacia abajo. Se retira el exceso de piel y se remodela el ombligo y se vuelve a colocar en su posición original. La cirugía tiene una duración aproximada de 3 a 5 horas y, posteriormente, se colocan drenajes aspirantes en la región para evitar la acumulación de líquidos. El paciente puede irse a casa con drenajes que solo se retiran al cabo de unos días, dando lugar a la sutura final de las incisiones.

Posoperatorio de abdominoplastia

El éxito de la cirugía también dependerá de los cuidados postoperatorios, que deben seguirse estrictamente. Consulte las principales precauciones que se deben tomar después de realizar una abdominoplastia.

  • Descansar

Inmediatamente después de la cirugía, el paciente debe permanecer acostado y sin esfuerzo en la zona operada para asegurar que el resultado sea el esperado, además de evitar dolores y posibles complicaciones.

  • Uso de malla de compresión

Durante aproximadamente 30 a 40 días, es necesario usar una malla de compresión para apoyar la región y ayudar con la curación. La malla solo se puede suspender con la recomendación directa del médico.

  • Evita los esfuerzos físicos

Además, los esfuerzos físicos de cualquier tipo están prohibidos durante los primeros 15 días después de la abdominoplastia y generalmente están prohibidos durante los siguientes 30 o 45 días.

  • Tener una postura curva

También en los primeros 15 días, es ideal que el paciente intente caminar y sentarse con una postura más curva, evitando la creación de tensión en la zona de la cirugía. Además, se recomienda evitar subir escaleras y volver a conducir solo se permite cuando el médico lo autoriza.

  • Evite la exposición al sol

La exposición a la luz solar y al calor en general, especialmente en la zona de sutura de la abdominoplastia, no es recomendable y debe evitarse a toda costa. Debido a esto, incluso algunas personas prefieren realizar este procedimiento en invierno o durante períodos de temperatura más suave.

  • Esperando autorización médica

Cada caso es diferente y solo el médico podrá decir cuándo es posible reanudar las actividades normales. Por lo tanto, es importante esperar la autorización médica completa para evitar complicaciones.

La abdominoplastia no es para siempre

Otro error muy común de las personas es pensar que la abdominoplastia es un procedimiento definitivo, cuando en realidad requiere un mantenimiento constante y eterno para que los resultados sigan siendo los mismos.

Así, tras la abdominoplastia, es necesario controlar el aumento de peso con una dieta equilibrada y actividad física regular. Las mujeres que pretendan quedar embarazadas también perderán todos los resultados de la cirugía, que, precisamente por esta razón, no está indicada para aquellas que pretendan quedar embarazadas en el futuro.

Por este motivo, la abdominoplastia es una cirugía estética no definitiva que depende del cuidado del paciente por su salud y del aumento de peso para mantener sus resultados.

Combinar la abdominoplastia con otros procedimientos

También es posible combinar la abdominoplastia con otros procedimientos estéticos, aprovechando el período de recuperación y logrando mejores resultados. Descubra qué es posible asociar con la abdominoplastia.

  • Liposuccion

En la llamada lipoabdominoplastia se realiza una liposucción antes del procedimiento de abdominoplastia, eliminando el exceso de grasa y permitiendo un contorno de cintura más definido, por ejemplo.

  • Implante mamario de silicona

Muchas mujeres que se sienten incómodas con su vientre también están insatisfechas con la apariencia de sus senos y pueden considerarlos demasiado pequeños o caídos, por ejemplo. Así, es posible combinar la abdominoplastia con un implante de silicona en los senos para un resultado aún más completo.

  • Reducción de senos

También es posible que la paciente desee combinar su abdominoplastia con una reducción de mamas, que también puede combinarse con un implante de silicona en las mamas. Así, el resultado es mucho más completo, pero la cirugía también es más compleja.

Riesgos de la abdominoplastia

Como cualquier procedimiento quirúrgico, la abdominoplastia tiene algunos riesgos, que van desde cosas más simples como la insatisfacción con el resultado hasta casos más graves, como necrosis tisular, queloides, hemorragias, infecciones y, en casos extremos, la muerte.

Por lo tanto, tenga en cuenta los riesgos y complicaciones de la abdominoplastia antes de someterse al procedimiento, lo que hace que esta elección sea aún más responsable.

Así, la abdominoplastia es una opción para quienes desean un vientre plano, pero hay una necesidad de responsabilidad a la hora de considerar el procedimiento, ya que implica un postoperatorio delicado y posibles riesgos y complicaciones.

1 comentário em “Especial cirurgia plástica: Abdominoplastia”

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *